sábado, 25 de marzo de 2017

HIDROFOBIA: La corta y poderosa vida de Pescado Rabioso



Como bien señala Eduardo Berti en su brillante libro dedicado a Spinetta Crónicas e Iluminaciones-, "Cansado" era la primera palabra del primer tema del primer disco de Pescado Rabioso (Desatormentándonos, 1972). Esto no ocurrió por casualidad, ya que, esta producción suponía un viraje extremo en la carrera de Luis Alberto Spinetta, abandonando el lirismo de Almendra para pasarse, de lleno, al hard rock crudo, con influencias que iban de Led Zeppelin a los grupos del blues rock de la época.

En sus inicios, Pescado Rabioso estaba formado por Spinetta (guitarra y voz), Black Amaya (batería) y el Bocón Frascino (en bajo); un auténtico power trío (como Cream o The Jimi Hendrix Experience). Esta sería la formación que grabaría el primer álbum de Pescado, una producción muy rockera y dinámica, que además incluía la poética del mejor Spinetta. Sin embargo, esta tendencia de Luis por expandirse más en el hard rock ya había comenzado a manifestarse antes, en algunos temas del segundo disco de Almendra. Luego de la separación de este grupo, Spinetta llamaría a Pappo para que éste aporte sus potentes solos -y algunas de sus composiciones- en su primer álbum solista intitulado Spinettalandia; antes de emprender un viaje al continente europeo durante 1971. Ya de vuelta en Argentina, Spinetta se aboca a la composición de los temas que formarían parte del potente repertorio de Pescado Rabioso. Spinetta definiría a esta nueva etapa de búsqueda musical como un "vómito", la acción necesaria para luego alcanzar el alivio, como aquel que sucede al malestar estomacal: "A mi regreso de Europa no sabía si iba a formar un grupo o no, pero de movida lo bauticé. Uno de los primeros nombres que se me ocurrieron fue Pescado Rabioso, aunque en un principio lo deseché porque pensé que era muy complicado. El nombre, en realidad, corresponde a una contradicción entre un perro rabioso y un pescado. Funciona como una paradoja. Hay otros animales que también enferman de rabia, desde el hombre hasta el gato, ¿pero cómo podría un pez contagiarse la hidrofobia?"

FASE UNO: MIXTURANDO LA POESÍA CON EL TRUENO

Desartormentándonos abría, como decíamos antes, con el BLUES DE CRIS. Un potente rock, en donde Spinetta le canta a su primer amor (Cristina Bustamante), la misma musa que inspiró la composición de temas como "Muchacha, Ojos De Papel" o "Para Ir"; la diferencia radica en que aquí ya no tenemos unos versos inspirados en el amor hacía esta chica, sino un manifiesto nervioso, doloroso y urgente, que refiere en forma directa a la ruptura de esta relación. La letra no deja lugar a dudas al expresar el dolor del autor: "Cansado de gritar por Cris (...), atado a mi destino, al borde del camino. Sus ojos, al final olvidaré." Según Spinetta, estas líricas tenían que ver con que "cuando un amor se quiebra en el aire la herida es imperecedera, como un estigma. Por eso, para olvidar a una persona de la cual uno está o estuvo enamorado se requiere de cierta impecabilidad, porque si no uno se convierte en un tarado, un paralizado. Yo estuve a punto de convertirme en algo así, de no haberme encontrado con amigos que me ayudaron. Porque hay algo pasional en mí, por lo cual yo moría cuando mis relaciones amorosas llegaban a su fin". Seguramente por eso el "Blues de Cris" quizá sea uno de los mejores temas de la historia del rock argentino.

El segundo tema de esta producción era EL JARDINERO (Temprano Amaneció), una demencial historia surrealista que narraba la “tragedia” de un jardinero al que atacan unas voraces hormigas asesinas; en otra potente página musical, casi de proto-punk. Por el contrario, en DULCE 3 NOCTURNO el trío se tomaba un breve respiro, entre tanto hard rock, en éste que quizás sea el momento más delicado del disco; una composición de carácter casi acústico, cantada a dúo por Spinetta y Frascino; su título refería al momento de la composición del propio tema que, como explicó el propio Spinetta, se dio "a la luz de las velas. Por eso era dulce, 3 (por el trío) y "nocturno" (por la noche y las velas...)".

Seguía EL MONSTRUO DE LA LAGUNA (¡gran tema, gran!), también pleno de locura desatada, es otro ejemplo del mejor rock pesado y surrealista, que relataba la historia de un ser monstruoso, comparable a la mitológica bestia del lago Ness. Luego, el primer disco de Pescado Rabioso concluía con el extenso SERPIENTE VIAJA POR LA SAL, un tema casi de rock progresivo, en donde el grupo desarrollaba una extensa improvisación musical y lírica de gran envergadura, en donde se destacaba la labor de Carlos Cutaia en órgano –más tarde, luego de esta participación, Cutaia sería reclutado como tecladista fijo del grupo-. La edición actual en CD de Desatormentándonos también contiene (como bonus tracks) tres temas que originalmente habían sido editados como simples: ME GUSTA ESE TAJO, un blues eminentemente "machista", con una letra que da cuenta del típico levante ocasional hacia una dama a la que ayer se conoció y a la que hoy se quiere "invitar a dormir". Con el tiempo, "Me gusta ese tajo" se convertiría en uno de los mayores clásicos del rock argentino. Según Spinetta: "Yo adopté la palabra tajo porque Black (Amaya) y el Bocón (Frascino) hablaban así. Pero, ojo: ellos no se referían a la "cachocha", como todos piensan, sino a la cola. Es el culo, el "tajito". Aunque la compuse yo, luego de un reclamo de ambos les concedí la coautoría, porque es justo. Yo vivía una vida distinta; no iba, como ellos, a los boliches de Ramos Mejía a levantar tajitos, pero juntarme con gente que tocaba así, agresivo, me encantaba." Mientras que DESPIERTATE NENA era un soberbio tema, cantado por David Lebón (reemplazante de Frascino en el bajo), pero compuesto por Spinetta. "Despiértate Nena" era otro potente rock repleto de imágenes, intuiciones y ensoñaciones spinettianas de gran nivel lírico. Según Luis esta canción hacía referencia a "que la nena debe asumir un mundo, debe subirse a un rayo, debe tomar en cuenta su relación erótica con la naturaleza, y el rayo también se despierta para subirla a ella. Quizás todo esto gire en torno de la maternidad. Así veras lo bueno y dulce que es amar´ entra en el rango de la procreación. Es asumir para sí misma lo femenino del mundo". Concluyendo con estos bonus tracks tenemos a POST CRUCIFIXION, una genial incursión rockera, y uno de los temas más importante del rock argentino de todas las épocas, cantado en forma soberbia por Spinetta, contiene un potentes riffs pentatónicos (interpretados a dúo por órgano y guitarra) y una letra impresionante. "Post Crucifixión" fue, además, casi el testamento musical de Pescado Rabioso, ya que, poco después de ser editado este tema el grupo se separó. En resumen, Desatormentándonos es un disco esencial para acercarse al mejor hard rock argentino de principios de los 70.

FASE DOS, CUANDO EL TRIÓ SE VUELVE CUARTETO…

Como decíamos antes, el bajista Osvaldo 'Bocón' Frascino abandonó al grupo luego de la edición de su primer disco, y es reemplazado por David Lebón, quién venía de tocar la batería en Color Humano. Así, Lebón se sumaba al también recién incorporado Carlos Cutaia. Con esta nueva formación como cuarteto, Pescado Rabioso se abocó, entre noviembre de 1972 y febrero de 1973, a la grabación de su segundo álbum (doble) intitulado Pescado 2. Este sería un gran avance en la música del grupo, no sólo porque la calidad instrumental aumentó con la inclusión de Lebón y Cutaia, sino porque además crecería la variedad musical del grupo, que ya no se concentraba en el hard rock psicodélico de Desartormentándonos, sino también, pasaba a incluir un conjunto ecléctico de canciones de excelentes contrastes. Según Spinetta esto se debió a que "si el primer disco de Almendra fue dulce y el segundo agresivo, en Pescado Rabioso sucedió lo contrario. Traté de "almendrizar" el sonido. (Luego) con Invisible llegué a un equilibrio entre ambos mundos".

Pescado 2 abría con PANADERO ENSOÑADO, casi un chiste musical -y vocal- elucubrado por Spinetta y Lebón, quienes realizaban todo tipos de ruidos y chistidos. Luego llegaba INICIADO DEL ALBA, el primer gran tema del álbum; una auténtica gema spinettiana, que incluía un par de cambios rítmicos y versos muy atractivos. Por su parte, POSEÍDO DEL ALBA era un soberbio despliegue lírico, lleno de lucidez, y un montón de referencias e imágenes oníricas que se hacen presentes en medio de una soberbia unión mágica entre letra y música. Otro gran momento del disco era COMO EL VIENTO VOY A VER, un sentido blues en el que Spinetta volvía a elegir como tema de inspiración al desamor o, mejor dicho, al final del amor –con el paso del tiempo, esta canción se volvería en un clásico del repertorio del Flaco. VIAJERO NACIENDO era un tema menor, no tan elaborado como los anteriores, pero que no desentona en el contexto del disco. 

Ilustración: Gerardo Basabe (www.gerardobasabe77.blogspot.com)
Otro momento importante de Pescado 2 fue MAÑANA O PASADO (que en SADAIC figura registrado como "Hola Dulce Viento"), porque este fue el primer tema compuesto por David Lebón; y, aunque quizás ésta no sea una canción superlativa tampoco está mal, porque sus características folk la emparentan al material de artistas como Neil Young. Además, "Mañana o Pasado", anticipa en cierta forma lo que sería el repertorio del “Ruso" en su carrera solista, que comenzaría con su superlativo primer álbum homónimo de 1974. Volviendo a Pescado 2, también incluía el inefable NENA BOBA, otro gran rock en el cual Spinetta demostraba un malevo sentido del humor retratando la histeria y previsibilidad de algunas mujeres -un tanto "huecas", hay que decirlo- con las que siempre "pasaba lo mismo". La leyenda cuenta que la letra está dedicada a la primera mujer de Lebón, Liliana Lagardé

Por su lado, MADRE SELVA era otra cosa, un hermoso tema que contenía un clima musical casi floydiano -en especial, por su parte media que recuerda al tema "El Desayuno psicodélico De Alan", del álbum Atom Heart Mother (1971)-. Por otro lado, también en "Madre Selva" se destacaba la performance de Carlos Cutaia en el órgano Hammond. PETERIBI era una impresionante mixtura de rock progresivo y hard rock, en donde Cutaia también realizaba una labor espectacular en piano, realizando cambios melódicos y rítmicos que anticipaban lo que sería su labor posterior -junto a Charly García- en La Máquina De Hacer Pájaros

SEÑORITA era una breve página instrumental, sin demasiado para destacar, que servía como interludio, antes de que llegue... CREDULIDAD, una de las mejores canciones de Spinetta de todas las épocas; brillante tema acústico que, según Luis, también "habla de la impecabilidad que debe existir para sobrepasar los mares afectivos". A pesar de estos rasgos líricos la canción no se salvó de la irracionalidad de la censura, al ser prohibida su difusión por la insólita creencia de que su letra -en la parte que dice "las uvas viejas de un amor, en el placard"- hacía referencia a los testículos (!!!). HOLA, PEQUEÑO SER era un gran tema de inspiración rockera, que desembocaba en una larga improvisación instrumental. Este tema iba acompañado (en el cuadernillo adjunto al disco) por un texto que decía: "Aquí se habla de parar todo tipo de drogas (...) en el momento en que desvían la mente lúcida ya se tornan parte de lo reaccionario". Sin embargo, algunos sectores del público y la crítica invalidaban ese mensaje en contra de las drogas por parte de Spinetta, diciendo que éste se drogaba y que, por lo tanto, no podía decirle a otro: "si tu mente se escapa tenés que parar"; sin embargo para Luis -según declaraciones suyas posteriores- los que lo criticaban, "son aquellos para los que se debe predicar con el ejemplo. Nunca hubo en mí semejante intención moralizadora. Yo no predico; yo vivo y lo hago con un convencimiento. Por eso cuando, después en "Todas las Hojas Son del Viento", digo cuídalo de drogas, en realidad estoy diciendo: Cuídalo de tu propia droga. Todos los que pudimos salir de la mano pesada y mirar hacia atrás siempre concluimos que nuestros padres, la sociedad, Hitler, la bomba atómica, la Iglesia... todo eso nos llevó a consumir drogas, y ésa fue nuestra forma de relacionarnos con el mundo". 

Así llegábamos a la última parte de este disco doble que incluía MI ESPÍRITU SE FUE, otro brillante tema con una lírica onírica y surrealista; SOMBRA DE LA NOCHE NEGRA, un potente tema casi heavy, compuesto por Black Amaya; LA CEREZA DEL ZAR, una breve atractiva página acústica, que era casi un cuento para chicos; y CORTO, una canción muy interesante que contenía una letra “post apocalíptica" que hablaba de un paisaje alucinatorio, repleto de imágenes como las que se verían luego de una explosión atómica (o nuclear…). Pero si había un tema complejo y destacado –tanto en letra como música- ese era CRISTÁLIDA, el último del álbum; sin lugar a dudas, la obra más importante y ambiciosa de Pescado 2. En forma objetiva, "Cristálida" también era la canción más larga escrita por Spinetta hasta ese momento. Su letra era por demás intrincada y repleta de imágenes como en esa parte que decía "los caballos del día sudan de golpe frente a mí" o, esa otra, en donde Luis cantaba: "miro ya los relojes entre la neblina (...) Todo gigante muere cansado de devorar a los de abajo". Según Spinetta: "Este tema es anticlerical y anti dogmático. Aquí yo digo ´No tengo más Dios´ como un grito de liberación. Yo buscaba la libertad pero mi sueño de libertad se veía amenazado por los monstruos que yo mismo había generado. Al decir ´No tengo más Dios´ decía: no al Dios que yo reconozco en el Olimpo, quiero un Dios individual. Quiero mi Olimpo propio mis poderes propios, y no la alienación. La alienación sería aceptar una represión del tipo religioso, o la inoculación del poder religioso en la vida social." En "Cristálida" participaban músicos de la orquesta del Teatro Colón- conducidos por Cutaia- con los que Pescado Rabioso realizaba una mixtura musical increíble. Con respecto a esto, alguna vez, David Lebón recordó que los músicos de la orquesta querían "correr a Cutaia, lo querían probar" antes de aceptar ser dirigidos por éste: (pero) "Finalmente se dieron cuenta de que Cutaia sabía de eso y grabaron sin problemas."

CRUCIFICANDO AL PESCADO: UN FINAL TRISTE Y SOLITARIO

A pesar del nivel superlativo de Pescado 2, el grupo se separaría "sin pena ni gloria", según Spinetta, a comienzos de 1973. Según Luis, este final se debió a que, "por un lado, a David le gustaba mucho tocar el bajo pero no podía suprimir su alma de guitarrista. Por otro lado, Cutaia, David y Black querían cambiar el estilo del grupo y que fuera más blusero. Querían dejar el lado lírico y hacer más rock & roll. Yo viví esto como una gran paradoja: Pescado Rabioso era yo, y podía haber tenido esos músicos como a otros". Por eso, tras esta disolución, Spinetta grabaría Artaud (para muchos, el mejor disco de la historia del rock nacional), el cual, sin embargo, saldría a la venta -a fines de 1973- como el tercer disco de Pescado Rabioso, cuando en realidad se trataba de un trabajo solista de Spinetta. Pero esa era otra historia…

El grupo original, Pescado Rabioso, ese trío, luego cuarteto, que había puesto de cabeza al rock argentino, ya formaba parte de su leyenda como una de sus páginas más gloriosas y notables.

Emiliano Acevedo




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario